Posted by: elsalvador.com | November 18, 2009

El símbolo de la destrucción

Por:  Carmen Molina Tamacas

Ni siquiera había amanecido, cuando los habitantes de Verapaz, un poblado ubicado en las faldas del volcán de San Vicente, se despertaron con un sobresalto.

Algunos pensaron que un terremoto volvía a sacudir la tierra; otros creyeron que había un rebalse en la desembocadura del río Jiboa. Lo cierto es que un río de piedras, lodo y árboles estaba arrasando con todo a su paso: sus casas, sus milpas, sus animales… y sus vidas.

Las lluvias que siguieron al paso del huracán Ida -tardío para la presente temporada- causaron la muerte de al menos 194 persona en todo el país, 80 de ellas en Verapaz.

Las piedras que se desprendieron de la montaña -cuya tierra se ablandó tras casi una semana de lluvias intermitentes- destruyeron casi por completo la colonia San Antonio.

Casi una semana después de haber enterrado a sus muertos y de continuar con la búsqueda de los desaparecidos, Verapaz ha sido víctima del saqueo. Los sobrevivientes esperan ayuda, más que ropa lo que les urge es comida, donde cocinarla, y en seres básicos.

Hasta el momento, los damnificados no saben dónde serán reubicados, ya que las autoridades han estipulado que no reconstruirán en la misma zona, ante el peligro que representa la ladera del volcán.

Verapaz, como el Ave Fénix, se levantó de las cenizas de 2001, ya que el terremoto del 13 de febrero destruyó casi todas las casas. Ahora, es un pueblo condenado a desaparecer.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: